19.6.12

Lemon Curd Biscuits

Como sabéis el otro día y con unos limones riquísimos que trajimos de Peñíscola (no os imagináis como traíamos el coche, entre lo que llevamos y lo que compramos) prepare lemon curd, una crema que no había probado nunca y que me ha encantado.

Aprovechando que no había preparado galletas nunca y que alguna vez tenía que ser la primera me puse manos a la obra con estas galletas, que son como las de mantequilla y las puse como relleno la "crema de limón". Nos han gustado mucho para tomar con el desayuno o bien con el te de media mañana, no será la primera vez que las haga así voy perfeccionando. No seáis muy críticos que son las primeras.




Ingredientes:

300 gr. de harina normal
300 gr. de harina de fuerza
200 gr. de azúcar glas
250  gr. mantequilla
130 gr. de lemon curd
1 huevo
1 vial de aroma de vainilla Dr. Oetker
zumo de limón (2 o 3 cucharadas)



Preparación:

Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente para que cuando nos pongamos a preparar la masa este blandita. La batimos con el azúcar hasta que este bien integrada. Añadimos después el huevo, la vainilla y el zumo de limón y seguimos mezclando hasta  que quede una masa cremosa. Después le añadimos el lemon curd y mezclamos bien. A continuación vamos añadiendo la harina poco a poco para que se incorpore bien a la masa ( (yo terminé amasando a mano). Dejamos la masa reposar en la nevera, yo la tuve 1 hora y media.


Pasado este tiempo, extendemos la masa con el rodillo sobre una mesa enharinada  y las vamos cortamos con la forma que queramos.

Las ponemos en el horno previamente precalentado, a 180º hasta que veamos que empiezan a dorarse por los bordes. El tiempo dependerá un poco del horno que ya sabeis que cada horno es un mundo, yo las tuve unos 11-12 minutos.
Sacamos con cuidado del horno para que no se nos rompan y las dejamos enfriar sobre una rejilla o bandeja bien extendidas. Una vez frías las rellene con lemon curd.
Otras las deje tal cual y las tengo en una lata y la verdad aguantan muy bien, de las rellenas ya no queda ninguna.