20.6.12

Solomillo Wellington (paso a paso)

Vamos con un plato muy vistoso para alguna celebración o bien de cara a Navidad, aunque cualquier momento es bueno para prepararlo, es un plato fácil y resultón.

Aunque se suele preparar con solomillo de ternera o lomo de buey, yo lo preparo con cerdo, no me gusta la ternera casi nada, mejor dicho nada y si como alguna vez, me cuesta pasar el bocado un montón.

Lo de "Wellington" parece ser que proviene del primer Duque de Wellington, Arthur Wellesley, conocido por derrotar a Napoleón en la batalla de Waterloo. Parece ser que el origen del plato es francés pero el Duque de Wellington (a quien le encantaba este plato) ordenó cambiarle el nombre como una muestra más de su victoria sobre los franceses. En cualquier caso, tampoco este origen parece muy claro y probado, pero os servirá en caso de que os pregunten por el nombre.





Ingredientes (para dos personas):

1 solomillo de cerdo
1 lámina de hojaldre
sal
pimienta
1 huevo
 1 lata o algo más de paté (bueno)
 1 vaso de nata
1 vaso de caldo de carne




Abrimos el solomillo en forma de libro y lo salpimentamos, lo untamos con el paté.

Lo atamos con hilo de cocina, y lo sofreímos a fuego fuerte para sellarlo, lo dejamos enfriar sobre una rejilla, recogiendo el jugo que suelte.



Quitamos el hilo de cocina y lo envolvemos en el hojaldre que previamente habremos estirado. Lo decoramos a nuestro gusto con los recortes que nos sobren,  pintamos con huevo batido y lo metemos al horno  durante 25-30 ' a una temperatura de 200º.

Mientras la carne está en el horno preparamos la salsa. En un cazo ponemos el paté, la nata y el caldo de carne a fuego lento para que reduzca la salsa removiendo de tanto en tanto. Si os gusta que quede finita la podéis pasar por la batidora, a nosotros nos gusta así que se note el paté.




Sacamos el hojaldre del horno y emplatamos, un trozo de hojaldre con la salsa, el resto lo dejamos en una salsera para que cada uno se sirva más si desea.  Yo lo he acompañado con unas patatas duquesa,  que he preparado aprovechando el calor del horno.