25.6.12

Tarta Salada de Guisantes y Habitas

Esta tarta salada o quiché fue la cena del sábado, algo que puedes preparar con antelación para luego estar pendiente del televisor y ver como ganamos a Francia. Esa roja... Oe!!!!

Quichés partiendo de la original con bacon hay muchas, tantas como vuestra imaginación y gustos personales os permitan, esta de base en lugar de hojaldre lleva masa fresca para pizza, la vi en un blog fantástico que sigo desde hace años Food and Cook y que si no conocéis (cosa que dudo) os animo a daros una vuelta por el, por sus magnificas fotografías, reportajes, recetas, por su elegancia...

El molde que yo tengo para las quichés debería se un poquito más pequeño para que me quedaran un poco más altas, pero de momento en mi cocina no cabe ni un cacharro más por lo que seguiré haciéndolas en este y dicho sea de paso no las hago más porque a mi marido no le van mucho y a mí me gustan un montón y me pongo morada y como que no es plan.

Vamos con la receta






INGREDIENTES (3-4 personas):
Un rollo de masa fresca de pizza
1 cebolla grande
100 gr. de guisantes (los mios congelados )
100 gr. de habitas baby (congeladas también)
50 g. de AOVE
200 ml. de nata liquida
2 huevos
100 gr queso cabra rulo
100 gr de manchego bueno
20 gr. de queso parmesano
Sal
Pimienta
Nuez Moscada
sésamo







PREPARACIÓN:

En una sartén ponemos el aceite, añadimos la cebolla finamente picada y la rehogamos hasta que adquiera una tonalidad transparente, a continuación le añadimos los guisantes y las habas y lo dejamos hacer a fuego bajo durante unos 8 minutos aproximadamente o hasta que veamos que están ligeramente tiernas, pero sin que lleguen a dorarse. Sacamos de la sartén y lo dejamos escurrir.

En un bol mezclamos los huevos, la nata, la sal, la pimienta, la nuez mocada y los quesos menos el de cabra que como veis lo pongo en la parte de arriba, mezclandolos bien con la batidora, hasta conseguir que queden todos bien integrados.

Extendemos la masa y forramos el molde con la base cubierta de papel sulfurizado (yo suelo dejar el propio que trae la masa de pizza) y recortamos los bordes sobrantes de masa.

Repartimos la fritada sobre la masa y lo cubrimos con la mezcla de nata y disponemos encima los rulos de queso de cabra.

Lo metemos en el horno, precalentado a 190º, durante unos 35 minutos más o menos, ya sabeis dependiendo del horno  y lo servimos recién horneado.