27.7.12

Tiropitákia (Triángulos de Queso)

Sigo con recetas que llevan pasta filo, en el paquete (Jose cuidado que ya te veo venir) vienen bastantes y yo me lo dejé abierto cuando me marche a la playa, bien es cierto que está por supuesto en la nevera, con su pinza correspondiente, pero no quiero dejarlo mucho más tiempo vaya ser que se estropee.

En Grecia gustan mucho de tomar aperitivos, sus tradicionales "mezzes" y disponen de gran variedad, el tiropitákia es uno de ellos, puede traducirse como triángulos de queso, forma parte del recetario tradicional y es muy consumido. El ingrediente principal es el queso feta, según wikipedia se trata de un queso clásico de Grecia, Turquía, Dinamarca y Bulgaría fundamentado en la cuajada del queso que se cura en salmuera. En Grecia se elabora tradicionalmente con leche de oveja, a veces con una mezcla de leche de oveja y cabra.




Ingredientes (salen 16 unidades):

8 laminas de pasta filo
200 grms de queso feta
40 grms de mozzarella rallada (un resto que me quedaba, pero la receta no lo lleva)
2 huevos no muy grandes
1 cucharada de orégano (podéis poner menta, hierbabuena)
molillino de pimientas ( unas vueltas)
aceite de oliva virgen extra (AOVE)
semillas de sésamo




Preparación:

Rallar el queso feta, así es más fácil mezclarlo y poner en un bol, agregar la mozzarella, los huevos batidos, la pimienta y el orégano y mezclar bien hasta formar una pasta.

Como la pasta filo es muy fina y se tiene que trabajar rápido os aconsejo ponerla entre unos paños húmedos para evitar que se seque.

Tomar una lamina, pincelar con aceite y poner otra encima. Cortar cuatro tiras ( poner la parte mas estrecha hacía vosotros y dividir en cuatro partes iguales, si os gustan más grandes podéis dividirla en tres con lo que en lugar de 16 unidades os saldrían 12), en el extremo inferior derecho poner una cucharadita de pasta  e ir doblando haciendo triángulos hasta llegar al final y así hasta terminar con todas las laminas.

Precalentar el horno a 170º más o menos, dependerá de cada horno. Forrar con papel vegetal una bandeja e ir poniendo los triángulos en ella. Pincelar con aceite, espolvorear con sésamo y meter en el horno hasta que están dorados, sobre unos 10 minutos.