18.4.12

Fabada Asturiana

Aunque parezca mentira esta es la primera vez que yo he preparado "judías", si, si, habéis leído bien la primera vez. A mi madre las judías le salen muy ricas y no les pone nada en particular, las suele hacer o con chorizo o con solomillo de cerdo pero las pone en la lumbre y eso les da una sabor muy rico y una textura en la salsa... claro pone el puchero como ella dice y le tiene al amor de la lumbre toda la mañana, y por eso que a ella le salen riquísimas cada vez que en mi casa yo decía de hacer judías, o fabes la respuesta siempre era la misma "dejalo ya las comemos en casa de tu madre". Un día ya me canse y dije se acabo voy a preparar una fabada aunque me la tenga que comer solo yo. Me puse a buscar una receta para seguirla al pie de la letra y buscando, buscando llegue hasta un blog fantástico, con unos platos riquísimos y unas fotografías muy bonitas "Mercado Calabajío" al que os invito que paséis a echar un vistazo, os encantará.

Allí encontré un paso a paso tan sencillo que si me quedaba alguna duda se me quito, ya no había razón para pensar que no me saldrían bien. Carlos insistía en la importancia de que la fabe fuera de buena calidad y yo me dispuse a buscar una buena para el buen resultado de mi fabada. Aunque me dijeron en la tienda que salían muy buenas, no lo eran tanto y para la próxima ya las pediré directamente on line en Muy de Miguel, la receta lo merece y aunque para ser la primera vez me salieron muy ricas no quiero pensar como hubieran estado si la materia prima hubiera sido mejor.

No hice fotos del paso a paso y la que hice fue de unas poquitas que quedaron y que puse en tupper para comer yo otro día y solo quedaba ya jamón, ni chorizo ni morcilla, buena señal no creéis?

Me dejo ya de tanto rollo y voy con la receta, aquí la de Mercado Calabajío, no dejéis de echar un vistazo, merece la pena.



Ingredientes (4 personas): 

500gr de fabes, 1 chorizo asturiano, 1 trozo de jamón de 250gr, 1 morcilla asturiana, 100gr de tocino, 2 cebollas pequeñas, 1 cabeza de ajos, 1 cucharada colmada de pimentón de la Veraagua mineral de baja mineralización, aceite de oliva virgen extra y sal. (La he adaptado a nuestros gustos y no he puesto algún ingrediente)

Preparación:

La noche de antes pondremos las fabes en remojo con agua fría, entre 8-12 horas.

Tiraremos el agua y las pondremos en la olla a presión. Las cubriremos con agua mineral suficiente para que sobre casi un palmo de la misma. Echaremos el tocino y el jamón, la cabeza de ajos bien limpia y una de las cebollas pelada, llevaremos a ebullición y desespumaremos. Asustaremos las fabes con agua fría y cuando vuelvan a hervir, cerraremos la olla a presión y coceremos 35 minutos.

Mientras cuece, vamos a sofreír la segunda cebolla picada en 4 cucharadas de aceite de oliva. Una vez rehogada, haremos el clásico refrito, quitaremos antes un poco de aceite, y le echaremos el pimentón fuera del fuego para evitar que se queme. Lo echaremos en la olla sin dejar de cocer. Aprovecharemos para echar el chorizo y la morcilla, ésta última pinchada con un palillo para que no se desintegre y coceremos 20 minutos más.

Ya sabéis que los guisos están mejor de una día para otro, toman más el sabor. Si lo hacéis así al día siguiente quitar la grasa que se habrá formado en la parte de arriba, si las coméis el mismo día desgrasar con una cuchara o cucharón y con un poquito de paciencia.

Espero que os guste.