12.10.14

Boletus Edulis a la Plancha y Restaurante "La Lobita"

Estamos en otoño y eso entre otras muchas cosas significa "época de setas".
 
El otro día en la frutería vi unos Boletus magníficos y no pude resistirme a comprar. Una forma rica además de fácil es tomarlos a la plancha, así podemos apreciar todo su sabor que es delicioso. Para ello lo único que tenemos que hacer es limpiar con papel de cocina húmedo el boletus para eliminar la posible tierra que tenga. Cortamos a nuestro gusto y lo ponemos en una sartén que habremos puesto al fuego, una vez caliente esta, añadiremos un chorreón de AOVE y al momento los boletus. Les pondremos un poco de sal, ajo (en esta ocasión yo puse en polvo)  y perejil y dejaremos hacer hasta que estén como nos gustan.




Hablando de setas aprovecho la entrada para hablaros del restaurante La Lobita situado en el pueblo de Navaleno (Soria). Desde el 2003 Restaurante Micológico por el distintivo gastroMYAS. 

Los fines de semana de Octubre y Noviembre celebra sus jornadas micológicas. Yo estuve el año pasado con unos amigos y desde luego la experiencia no pudo ser mejor. Tomamos el menú degustación y estuvimos sentados a la mesa 3 horas o algo más. La cocina espectacular y se nota que les gusta lo que hacen y saben sacarle partido a lo que da su tierra.

Las fotos no están muy bien pero os dejo una pequeña muestra por si alguno se anima, no os defraudará.


 




Cucharita de níscalo "encebollado"
 


  









Los garbanzos con boletus, piña verde del pinar y choricillo soriano diferente 











Un café irlandés castellano. Estaba compuesto por guiso de lentejas y trompeta negra, espuma de pie de boletus y morcilla de burgos







  • micro-croqueta de boletus
  •  la sopita de soria (caldo de pollo, algo de verdura, senderuela y gotitas de jugo de trufa)
  •  Mc-fungi (pequeña hamburguesa con pan de albahaca)
  • pequeños cuidados (pomada de queso de cabra, mercomina de trufa sobre pan de ajo)
  •  el "falso" revuelto de setas de prado
  • un crêppe de amanita cesárea
  • la pasta a la carbonara soriana
  • gel granizado de moscatel y panceta soriana con musselina de patata y trufa
  •  el guiso de careta y setas del pinar, con "la merluza rellena de mi madre"
  • las migas tostadas con hongos







De postre "El yogur de Navaleno" y "un paisaje dulce otoñal"


Para bajar toda esa comida que mejor forma que disfrutar de un maravilloso paseo por "El Cañón del Río Lobos". Fue declarado Parque Nacional en 1.985 para proteger dicha gea, fauna y flora.

Se trata de un profundo cañón calizo formado por una antigua e intensa erosión del río lobos. Discurre principalmente por la provincia de Soria, aunque nace en la de Burgos.

Podemos encontrar gran presencia de aves y entre ellas las rapaces, predominantemente el buitre leonado. Como el día estaba claro nos regalo preciosas imagenes de buitres posados en las cornisas de los farallones y en las oquedades junto a sus crías y otras majestuosos en vuelo por la bóveda virtual del cañón.


En dicho parque se asienta la preciosa Ermita de San Bartolomé. Es una construcción románica de principios del siglo XIII con alguna influencia de gótico. 

Los canteros constructores pudieron provenir de la región francesa de Aquitania.




La vinculación con la Orden del Temple esta probada y junto a ella se abren misterios que quedan por resolver. Esta ermita se halla a la misma distancia, en metros, de los límites más externos al este y al oeste de la península Ibérica. La unión entre el punto de ubicación de esta ermita con otros templos templarios de la península forma una cruz de malta, el símbolo de la orden. (wipipedia)




Tras la supresión de la Orden del Temple fue confiscada y convertida en Abadía.


Este paraje, conocido como "El Colmenar de los Frailes", albergaba colmenas de la comunidad templaria. Estaban fabricadas con troncos huecos de árboles y se alineaban sobre los resaltes rocosos del cañón.

Hasta aquí la entrada de hoy... que disfrutéis!!!